info@caminosantiago.com

Los Arcos es una villa desarrollada a ambos lados del Camino donde el peregrino podrá detenerse ante las fachadas de sus señoriales casas y contemplar los blasones que las decoran.

Su casco urbano es de traza medieval, con largas calles paralelas que estuvieron en su día enmarcadas por un cinturón de murallas que fueron reutilizadas en construcciones posteriores. 

Memoria de aquella plaza fortaleza, permanecen dos portales: el del Estanco y el de Castilla con aspecto de arco de triunfo. 

Después, el viajero puede entrar en la Iglesia Parroquial de Santa María -levantada en el siglo XVI- y admirar los distintos estilos artísticos que atesora; el bello claustro gótico, la talla de una virgen también gótica (S. XIV), la sillería del coro es de 1561, los retablos mayor y laterales son barrocos, la torre renacentista y la portada plateresca

Indiscutible hito del Camino de Santiago que ofrece en cada rincón una fusión de historia, arte, folclore y gastronomía. La ruta jacobea discurre por la calle mayor a la que asoman hospitales, hospederías y edificios de fábrica noble, que nos muestran la pujanza que tuvo Los Arcos gracias a su privilegiada situación como confluencia de caminos y al constante fluir de peregrinos.

En las afuera de la localidad, de camino a Logroño, se encuentra el Circuito de Navarra, una infraestructura única en el noroeste de España preparada para acoger competiciones de grado B para motos y de grado 2 D1 para coches, así como entrenamientos de fórmula 1. Cuenta además con una pista de karting abierta al público para poder emular este deporte de riesgo de la forma más divertida.