info@caminosantiago.com

La Sierra de la Demanda, uno de los parajes naturales más bellos de Burgos, se encuentra al sureste de la provincia, rodeado de tres núcleos montañosos situados en el extremo noroccidental del Sistema Ibérico: las Sierras de San Millán, Mencilla y Neila (en esta última aparecen lagunas glaciares enmarcadas por magníficos ejemplares de pino albar). La Demanda es una zona de gran interés geomorfológico, con huellas de glaciarismo en las cumbres y antiguos macizos montañosos en los que predominan los materiales paleozoicos, triásicos y jurásicos.

Este enclave natural es también un paraíso en cuanto a su vegetación. Tiene una flora de gran valor botánico, donde destacan los hayedos, muy importantes por estar en el límite de distribución meridional de esta especie. Hay también grandes masas de rebollo, pino albar, abedules, acebos y tejos.

La fauna es, así mismo, muy notable. En sus bosques se hallan lobos, corzos, ciervos, tejones, gatos monteses, nutrias, desmán de los Pirineos, águilas reales, culebras, calzadas, azores, halcones abejeros, perdices pardilla y agateadores norteños. La Sierra de la Demanda es también una importante zona de paso de aves migratorias.

Además de por su riqueza biológica, este paraje natural burgalés destaca por sus valores etnográficos. Hay numerosos pueblos cargados de historia y arte. Sobresalen los pórticos románicos de Vizcaínos, Pineda de la Sierra y Jaramillo de la Fuente; los monasterios y necrópolis altomedievales de Revenga, Cuyacabras, Cueva Andrés y La Cerca; las ferrerías de Barbadillo de Herreros y Huerta de Abajo y los conjuntos de arquitectura popular, muy influidos por las arraigadas costumbres trashumantes de la región.

A este inigualable parque natural se puede llegar desde Quintanar de la Sierra, de donde parte una carretera que asciende por la Sierra de Neila y Mancilla hasta llegar a La Demanda.

Establecimientos