Santa María de Melide

Melide es una villa coruñesa que fue un enclave fundamental en la Ruta Jacobea. Aquí se funde el Camino Francés con el que viene de Oviedo. Testimonio de esa importancia son algunos de los monumentos que atesora: como el convento del Sancti Spiritus, con interesantes sepulcros señoriales del medioevo, hoy iglesia parroquial; y la iglesia de San Pedro, con una destacable portada. La población también atesora un cruceiro del siglo XIV -junto a la Capilla de San Roque-, considerado durante mucho tiempo como el más antiguo de Galicia.

Pero entre los edificios históricos, el que más destaca es la iglesia románica de Santa María de Melide, al borde del Camino de Santiago. Se levantó en el siglo XII. Tiene una sola nave con ábside semicilíndrico y dos hermosas portadas. El ábside está decorado con pinturas murales del siglo XV que representan, en la bóveda, al Padre Santo entre los símbolos de los cuatro evangelistas. En el muro aparecen los bustos de seis apóstoles, cada uno con su hornacina y hay una curiosa decoración de cubos en perspectiva llenando los vanos.

En el interior del templo destaca el presbiterio, al cual se accede por un arco triunfal de medio punto con interesantes capiteles, especialmente el de la derecha, que representa al profeta Daniel en el foso de los leones. Santa María de Melide conserva, así mismo, varios sepulcros medievales.

La oferta cultural de esta pequeña villa se complementa con un recorrido por su casco antiguo y el Museo Terra de Melide que alberga atractivas piezas artísticas y etnográficas de la Comarca.

{jumi [galeria.php][10][67]}